El municipio capitalino está prácticamente en ‘default’