El juez Ercolini quiso convencer y manipular a una periodista