Siguen los insultos: Milei considerĂ³ nido de ratas al Congreso